BIENVENIDOS AL CENTRO HOLÍSTICO ALTERNATIVO PARA LA NUEVA ERA

                 

 

 

 

LIBROS - JOYAS - PIEDRAS Y CRISTALES - MÚSICA - CONSULTAS - CHARLAS/CLASES - REGALOS - PUBLICACIONES - VENTAS - CONTACTA - ¿QUE ES SOLUCIONES? - HERBOLARIO

 

 

LIBRO DE PIEDRAS:

SANACIÓN POR CRISTALES

 

 

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

LAS PROPIEDADES DE LOS CRISTALES

 

LOS CRISTALES Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO

 Aquí sigue una pequeña relación de las piedras y los signos zodiacales. Pero nos gustaría recalcar que no necesariamente tenemos que usar la piedra de (por ejemplo) Acuario toda la vida por haber nacido en enero/febrero. Es más divertido y más eficiente elegir las piedras según el momento, la necesidad y la atracción que la piedra ejerce sobre ti.

Nombraremos tres piedras para cada signo, puesto que cada autor/a, libro y revista tiene sus propias ideas sobre el tema, y no parece haber mucho acuerdo sobre la relación entre las piedras y los signos del zodiaco. Así que solo nombraremos las más conocidas:

 ARIES 21 marzo-20 abril:

Jaspe, amatista y cuarzo ahumado.

TAURO 21 abril-20 mayo:

Cuarzo rosa, esmeralda y crisocola.

GEMINIS 21 abril-21 junio:

Cuarzo claro, ojo de tigre y aventurita.

CANCER 22 junio-22 julio:

Piedra lunar, cuarzo claro y perla.

LEO 23 julio-23 agosto:

Ámbar, cornalina y cuarzo ahumado.

VIRGO 24 agosto-23 septiembre:

Ágata, turquesa y ambar.

LIBRA 24 septiembre-23 octubre:

Cuarzo rosa, lapislázuli y ópalo.

ESCORPIO 24 octubre-22 noviembre:

Granate, citrino y aventurita.

SAGITARIO 23 noviembre-21 diciembre:

Amatista, sodalita y turquesa.

CAPRICORNIO 22 diciembre-20 enero:

Onix, ojo de tigre y obsidiana.

ACUARIO 21 enero-19 febrero:

Amatista, aguamarina y azabache.

PISCIS 20 febrero-20 marzo:

Aguamarina, jade y amatista.

 

Es preciso tener presente que las piedras y los cristales irradian energía, una energía muy sutil. Esa energía difiere en frecuencia entre cada piedra. Por ejemplo, una amatista tendrá una carga energética radicalmente diferente a una obsidiana. Por ello es importante guiarse por las mismas piedras, dejar que sean ellas mismas las que nos indiquen cual elegir. Dicho de otro modo, aprendamos a sentirlas; si nos gustan, si nos atraen, entonces son buenas para nosotros/as. No importa lo que nos digan los libros, ni los/las entendidos/as; es muchísimo más importante la impresión que nos causan las propias piedras.

                                     ¡Confíen en su propia intuición!

LOS CHAKRAS

 Puesto que se nombran los chakras tan a menudo, hemos pensado que una breve introducción sería de ayuda a toda persona que se quiera iniciar en el mundo de las energías sutiles.

Los chakras son centros de actividades receptoras, asimiladoras y transmisores de las energías vitales. Existen simultáneamente en muchas dimensiones y por ello constituyen puntos de acceso a dichas dimensiones. Los videntes y todo tratado sobre los chakras los describen como foniles o embudos de energía que permiten la entrada y la salida de energía universal, llamada “prana” por los sabios hindúes, “chi” por los taoístas chinos, “ki” por los japoneses. Los chakras regulan el flujo de esta energía según la necesidad del cuerpo en cada momento.

Normalmente, se habla de siete chakras principales, situados en el tronco y en la cabeza. Se suele contar desde abajo hacia arriba, así el primer chakra se sitúa en la zona del cóccix. Se llama chakra  de RAÍZ e influye en nuestra supervivencia física, el arraigo a la vida y el sentido de firmeza y estabilidad. Representa el elemento tierra. Su color es rojo y/o negro y algunas piedras del primer chakra son el cuarzo ahumado, el granate y el jaspe.

El segundo se sitúa tres dedos debajo del ombligo, llamado punto Hara, centro del cuerpo. Este chakra del OMBLIGO representa el elemento agua, es de color anaranjado y sus funciones incluyen todo relacionado con el placer, el deseo, la procreación, la creatividad y el afecto. Algunas piedras de este chakra son la cornalina, el ojo de buey y el coral.

El tercer chakra se encuentra en el PLEXO SOLAR, corresponde al elemento fuego y su color es el amarillo. Trabaja las áreas de la voluntad, el poder personal y las emociones fuertes. Piedras representativas son el ojo de tigre, el citrino y el ámbar.

El cuarto chakra es el del CORAZÓN. Su elemento es el aire y sus colores el verde y rosado entremezclados. Es el chakra del amor y de la compasión, de las relaciones con nosotros/as mismos/as y con los/las demás. Se considera chakra “puente” puesto que une los chakras llamados materiales con los chakras espirituales. Algunas piedras buenas son el cuarzo rosa, la esmeralda, la malaquita, la rodocrosita.

El quinto chakra se sitúa en la GARGANTA   y su color es el azul suave, su elemento es el sonido en el éter. Este centro de energía rige la comunicación a todos los niveles, la creatividad y la síntesis de ideas en símbolos, o sea es un puente entre una idea abstracta y su manifestación. Usar por ejemplo pierda lunar, aguamarina, sodalita.

El sexto chakra se encuentra entre las cejas y se llama el chakra del TERCER OJO. Representa el elemento de la luz, y su color es el azul índigo. Su función es la de visualizar, de ver a través del tiempo y del espacio. También es la sede de la intuición. Piedras para este chakra son el lapislázuli, la sugilita o la moldavita.

El séptimo chakra está en la parte alta del cráneo y se llama de la CORONA. Su elemento es el pensamiento y su color el violeta. Es el centro del conocimiento transcendental, de la información interdimensional y de la iluminación de la conciencia. Es nuestro enlace con la Divinidad y el centro de meditación, oración y devoción. Aquí se usa el cuarzo claro o rutilado, la amatista o el diamante.

En momentos d estrés, tristeza o rabia recomendamos el siguiente ejercicio:

Túmbate cómodamente en un lugar donde nadie te vaya a molestar durante un mínimo de medias hora. Prepara tus piedras, échate boca arriba, con los brazos a los costados y las piernas sin cruzar y relájate conscientemente. Pon cada piedra en su chakra correspondiente, una o varias piedras por cada chakra Si falta alguna, siempre la puedes sustituir por un cuarzo claro. Ahora te relajas aún más, te concentras en tu respiración y dejas que los pensamientos fluyan sin esfuerzo.

Si puedes, pon algo de música relajante y déjate llevar por la tranquilidad y la paz que vas sintiendo.

FIN